Sin sorpresas

No sé si es la costumbre o los años de trabajar en la web, pero no me sorprendo mucho por nada. En el laburo vemos cada aparición bizarra y totalmente desubicada que ya son pocas las cosas que me puedan generar curiosidad.

Esto, lógicamente, hace que me cuestione bastante sobre si se puede perder ese "encantamiento", ese asombro aniñado que despierta la curiosidad y hace que uno se entusiasme y le ponga más energía a las cosas. ¿Cómo retenerlo? ¿Cómo lograr dejarlo presente?

Cabe preguntarse entonces: ¿Hay una relación inversamente proporcional entre entusiasmo y experiencia? No sé si prefiero ser un ignorante entusiasmado. Es mucho más interesante asombrarse por todo que descansarse en el "ya lo ví antes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario